Páginas

25 de agosto de 2012

Música en la corte de Carlos V



MÚSICA EN LA CORTE DE CARLOS V
Concierto celebrado el 20 de septiembre de 2000, en la iglesia de Saint-Leu, Amiens (France), dentro del XIII Festival des Cathédrales de Picardie.

Orphenica Lyra:

Guido Balestracci (Viola de gamba soprano)
Alba Fresno (Viola de gamba tenor)
Ventura Rico (Viola de gamba bajo)
Eligio Quinteiro (Guitarra)
Fernando Paz (Flautas)
Pedro Estevan (Percusión)

Nuria Rial (Soprano)
Carlos Mena (Contratenor)
José Miguel Moreno (Vihuela y dirección)

PROGRAMA:

Diego Pisador : Romance de Abindarráez: "La mañana de San Juan" ("Libro de música de vihuela", S. XVI)
Cristóbal de Morales- Fuenllana : De Antequera sale el moro ("Orphenica Lyra", S. XVI)
Claudin de Sermisy- Fuenllana: Tan que vivray ("Orphenica Lyra", S. XVI)
Anónimo : Rodrigo Martínez ("Cancionero de Palacio", S. XV/XVI)
Diego Ortiz : Dos 'Recercadas' ("Tratado de Glosas", S. XVI)
Anónimo : Al alva venid ("Cancionero de Palacio", S. XV/XVI)
Luys de Narváez : Diferencias sobre Guárdame las Vacas ("Los seys libros del Delphin"; S. XVI)
Anónimo: Dindirindin ("Cancionero de Montecassino", S. XV)
Mateo Flecha "El Viejo" : Buscad d' hoy más (Ensalada "La Justa") ("Las Ensaladas de Flecha", S. XVI)
Mateo Flecha "El Viejo" : Ande, pues, nuestro apellido (Ensalada "La Bomba") ("Las Ensaladas de Flecha", S. XVI)
Giacomo Fogliano : L' amor, dona, ch' io te porto ("Cancionero de Palacio", S. XV/XVI)
¿Alonso Mudarra : Romanesca? ("Tres libros de música en cifra para vihuela", S. XVI)
Diego Ortiz : Recercada segunda sobre el passamezzo moderno ("Tratado de Glosas", S. XVI)
Mateo Flecha "El Viejo" : ¡Assí, assí, cuerpo de nos! (Ensalada "El Iubilate") ("Orphénica Lyra", S. XVI)
Juan Vásquez- Fuenllana : Duélete de mi señora ("Orphenica Lyra", S. XVI)
Juan Vásquez- Fuenllana : De los álamos vengo ("Orphenica Lyra", S. XVI)
Juan Vásquez- Fuenllana : Morenica dame un beso ("Orphenica Lyra", S. XVI)
Juan del Encina : Más vale trocar ("Cancionero de Palacio", S. XV/XVI)
Juan del Encina : Si habrá en este baldrés ("Cancionero de Palacio", S. XV/XVI)
Alonso Mudarra: Fantasía X que contrahaze la harpa en la manera de Ludovico ("Tres libros de música en cifra para vihuela", S. XVI)
Anónimo : A los maytines era ("Cancionero de la Colombina", S. XV)
Anónimo : Niña y viña ("Cancionero de la Colombina", S. XV)
Juan del Encina : Oy comamos y bebamos ("Cancionero de Palacio", S. XV/XVI)

Carlos V recibió una educación musical acorde con su condición de soberano: exquisita y completa; estas cualidades hicieron que su capilla musical ejemplificara la grandeza del soberano, y que ciertos músicos asalariados suyos de gran prestigio como Cabezón fueran el baluarte de su poder cultural.

En cuanto a su propia formación musical, ésta fue lo bastante amplia en su juventud como para poder escoger los futuros músicos de su capilla y formar la primera capilla hispano-flamenca con lo mejor de su época. La formación musical básica vino de la mano de su propia familia: su padre Felipe el Hermoso, su tía y primera tutora Margarita de Austria, y su profesor Enrique de Bredemers. Desde que salió para proclamarse rey de España en 1517, llevó consigo su capilla flamenco-borgoña -de Bruselas-, dirigidos por el músico Nicolás Gombert, que se especializaría en repertorio musical vocal polifónico; en cambio, para la creación y ejecución de música instrumental, creó otra capilla compuesta exclusivamente por músicos españoles, adscritos a la casa real de Castilla.

Con su matrimonio con Isabel de Portugal se llegó a constituir una nueva capilla musical formada por cantores y ministriles portugueses y españoles, que fue asimilada con la ya existente en la corte real de Madrid y que había pertenecido a la madre de Carlos I, la reina Juana la Loca. Músicos españoles destacados de esta nueva capilla fueron el organista Antonio de Cabezón y el maestro Mateo Fernández, el clavicordista Francisco Santiago Pérez, el afinador Aloi, los cantores Lope de Armento, Martín López, Antón, Zorita, Arellano y Espinosa y los compositores José Bernal y Jorge de Montemayor.

Gracias a estas capillas musicales, la corte de los infantes españoles fue, en el s. XVI, la más afamada.

(Matilde Olarte)

Vídeo: Belarmo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada