28 de noviembre de 2014

Vedrò con mio diletto




Philippe Jaroussky, contratenor
ENSEMBLE MATHEUS
Jean-Christophe Spinosi, director

Antonio Lucio Vivaldi (1678 † 1741)
Imagen: Lady Godiva by John Collier

Giustino RV717
Vedrò con mio diletto - Anastasio

Vedrò con mio diletto
I'alma dell'alma mia,
il cor del mio core
pien di contento.

E se dal caro oggetto
lungi convien che sia,
sospirerò penando
ogni momento.

TRADUCCIÓN:

Veré con deleite
al alma del alma mía,
el corazón de mi corazón
lleno de alegría.

Y si del querido sujeto
lejos conviene que esté,
suspiraré penando
cada momento.

Partitura

Il Giustino (título original en italiano; en español, Justino, RV 717) es una ópera en tres actos del compositor Antonio Vivaldi, compuesta en 1724 sobre un libreto viejo y muchas veces retocado del conde Nicolò Beregan (1683) y ulteriormente rehecho para la edición musicada por Vivaldi (quizá para la ópera de Antonio Maria Lucchini ya libretista de la Tieteberga y a continuación del Farnace).
Esta obra fue un encargo a Vivaldi realizado por Federico Capranica para el Teatro Capranica, el cual pertencía a su familia, tras el éxito del Ercole su'l Termodonte en 1723, pero fue ejecutada sólo después de la muerte del comitente como segunda ópera de la temporada de carnaval en 1724. 
Igualmente fue la última ópera compuesta por el maestro veneciano para Roma.

En el acto I se ve la coronación de Anastasio como emperador de Bizancio y su matrimonio con la emperatriz Arianna, pero la espléndida fiesta en el palacio imperial se ve perturbada por noticias alarmantes: la armada de Vitalino, tirano de Asia Menor, está a punto de sitiar la ciudad. Vitalinio negocia las condiciones de paz estipulando que Arianna debe casarse con él y Anastasio rechaza el ofrecimiento y se prepara para la guerra. Giustino, un simple campesino, sueña un día que la diosa de la fortuna le promete gloria, riqueza y un trono si sigue su destino; cuando despierta, Leocasta, hermana de Anastasio, aparece corriendo perseguida por un oso; entonces Giustino mata al animal y Leocasta se da cuenta que no sólo es un hombre amable sino también valiente y lo invita a la corte convirtiéndolo en soldado de la armada imperial. Vitalinio captura a Arianna e intenta seducirla pero se enfrenta a la fidelidad de la emperatriz y enojado ordena que sea encadenada a una roca y enfrente la voracidad  de un monstruo marino.

En el acto II, cuando el monstruo se acerca para devorar a Arianna, Giustino le da muerte y la libera. Anastasio captura a Vitalinio y victorioso es coronado con laureles en su palacio, pero no falta el malvado de la historia: el general Amanzio, celoso de que un campesino sea reconocido por el emperador, decide despertar sus celos diciéndole que Giustino planea quitarle el trono y quedarse con Arianna.

En el III acto todo se complica porque Arianna, en agradecimiento, le regala a Giustino un cinturón de piedras preciosas que su marido le había dado tiempo atrás y al verlo Anastasio cree en lo dicho por Amanzio y condena a muerte a Giustino y acusa de adulterio a Arianna. Giustino se despide de Leocasta de la cual está enamorado y es correspondido y ella jura liberarlo o morir junto a él. Amanzio, aprovechando el encarcelamiento de Giustino arrebata el trono a Anastasio y se corona emperador, pero Giustino se escapa con ayuda de Leocasta y vuelve al bosque donde nuevamente se queda dormido. Vitalinio está a punto de asesinarlo cuando se le aparece el espectro de su padre anunciándole que Giustino es su hermano y ambos se abrazan y deciden juntos devolver el trono a Anastasio. Mientras esto pasa, Amanzio hace conducir encadenados a su presencia a Anastasio y Arianna y someterlos a tremendas torturas, pero se escuchan trompetas y el grito del pueblo anuncia la llegada de Giustino y Vitalinio quienes liberan a los emperadores y encarcelan a Amanzio. Anastasio pide perdón por sus celos, nombra amigo a Vitalinio y concede la mano real de Leocasta y la mitad de su reino a Giustino.

Fuentes:
Wikipedia
Opera para todos

4 de noviembre de 2014

Carta de Jordi Savall a José Ignacio Wert




30 de octubre de 2014
Sr. José Ignacio Wert
Ministro de Educación, Cultura y Deportes
Gobierno de España

Distinguido Sr. Wert,
Distinguidos Señores del Jurado del Premio Nacional de Música 2014,
Recibir la noticia de este importante premio me ha creado dos sentimientos profundamente contradictorios y totalmente incompatibles: primero, una gran alegría por un tardío reconocimiento a más de 40 años de dedicación apasionada y exigente a la difusión de la música como fuerza y lenguaje de civilización y de convivencia y, al mismo tiempo, una inmensa tristeza por sentir que no podía aceptarlo sin traicionar mis principios y mis convicciones más intimas.

Lamento tener que comunicarles pues, que no puedo aceptar esta distinción, ya que viene dada de la mano de la principal institución del estado español responsable, a mi entender, del dramático desinterés y de la grave incompetencia en la defensa y promoción del arte y de sus creadores. Una distinción que proviene de un Ministerio de Educación, Cultura y Deportes responsable también de mantener en el olvido una parte esencial de nuestra cultura, el patrimonio musical hispánico milenario, así como de menospreciar a la inmensa mayoría de músicos que con grandes sacrificios dedican sus vidas a mantenerlo vivo.

Es cierto que en algunas contadas ocasiones he podido beneficiarme, a lo largo de más de 40 años de actividad, de alguna colaboración institucional: la celebración del V Centenario del descubrimiento de América, las pequeñas ayudas a giras internacionales y recientemente las invitaciones del Centro Nacional de Difusión Musical a presentar nuestros proyectos en Madrid. Pero igual que la inmensa mayoría de músicos y conjuntos del país, he seguido adelante solo con mi esfuerzo personal sin contar jamás con una ayuda institucional estable a la producción y materialización de todos mis proyectos musicales. Demasiado tiempo en que las instancias del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes que usted dirige continúan sin dar el impulso necesario a las diferentes disciplinas de la vida cultural del Estado español que luchan actualmente por sobrevivir sin un amparo institucional ni una ley de mecenazgo que las ayudaría, sin duda alguna, a financiarse y a afianzarse.

Vivimos en una grave crisis política, económica y cultural, a consecuencia de la cual una cuarta parte de los españoles está en situación de gran precariedad y más de la mitad de nuestros jóvenes no tiene ni tendrá posibilidad alguna de conseguir un trabajo que les asegure una vida mínimamente digna. La Cultura, el Arte, y especialmente la Música, son la base de la educación que nos permite realizarnos personalmente y, al mismo tiempo, estar presentes como entidad cultural, en un mundo cada vez más globalizado. Estoy profundamente convencido que el arte es útil a la sociedad, contribuyendo a la educación de los jóvenes, y a elevar y a fortalecer la dimensión humana y espiritual del ser humano. ¿Cuántos españoles han podido alguna vez en sus vidas, escuchar en vivo las sublimes músicas de Cristóbal de Morales, Francisco Guerrero o Tomás Luis de Victoria? Quizás algunos miles de privilegiados que han podido asistir a algún concierto de los poquísimos festivales que programan este tipo de música. Pero la inmensa mayoría, nunca podrá beneficiarse de la fabulosa energía espiritual que transmiten la divina belleza de estas músicas. ¿Podríamos imaginar un Museo del Prado en el cual todo el patrimonio antiguo no fuera accesible? Pues esto es lo que sucede con la música, ya que la música viva solo existe cuando un cantante la canta o un músico la toca, los músicos son los verdaderos museos vivientes del arte musical. Es gracias a ellos que podemos escuchar las Cantigas de Santa María de Alfonso X el Sabio, los Villancicos y Motetes de los siglos de Oro, los Tonos Humanos y Divinos del Barroco… Por ello es indispensable dar a los músicos un mínimo de apoyo institucional estable, ya que sin ellos nuestro patrimonio musical continuaría durmiendo el triste sueño del olvido y de la ignorancia.
 
La ignorancia y la amnesia son el fin de toda civilización, ya que sin educación no hay arte y sin memoria no hay justicia. No podemos permitir que la ignorancia y la falta de conciencia del valor de la cultura de los responsables de las más altas instancias del gobierno de España, erosionen impunemente el arduo trabajo de tantos músicos, actores, bailarines, cineastas, escritores y artistas plásticos que detentan el verdadero estandarte de la Cultura y que no merecen sin duda alguna el trato que padecen, pues son los verdaderos protagonistas de la identidad cultural de este país.
Por todo ello, y con profunda tristeza, le reitero mi renuncia al Premio Nacional de Música 2014, esperando que este sacrificio sea comprendido como un acto revulsivo en defensa de la dignidad de los artistas y pueda, quizás, servir de reflexión para imaginar y construir un futuro más esperanzador para nuestros jóvenes.

Creo, como decía Dostoyevski, que la Belleza salvará al mundo, pero para ello es necesario poder vivir con dignidad y tener acceso a la Educación y a la Cultura.

Cordialmente le saluda,

Jordi Savall

Fuente: Núvol el digital de cultura

9 de septiembre de 2014

Victoria, un réquiem para María




El escritor novel, Juan Diego Ortiz, ha escrito una novela sobre la vida de Tomás Luis de Victoria y el momento de la composición del Officium Defunctorum, su última obra. A la vez, en la novela se cuenta la historia de un cantante, un tenor que entra a formar parte de uno de los mejores coros del mundo donde va a dedicar mucho tiempo a montar una integral de Victoria. Es una NOVELA MUSICAL ya que los capítulos siguen la estructura musical y temática de la obra de Victoria. 




La obra no está aún publicada;  para que ésta vea la luz y pueda ser leída por mucha gente necesita conseguir 100 apoyos económicos ( desde 7€ ) en la campaña de CROWDFUNDING (micromecenazgo) que la editorial libros.com ha lanzado par editar su novela. En este enlace se puede acceder para apoyar la obra y que ésta pueda algún día ser finalmente publicada. 
Sería interesante que todos los que amamos la música y la historia de nuestro abulense universal contribuyeramos a su difusión; pues para los amantes de la música coral y para los que admiramos a Victoria es una novela muy atractiva.



SINOPSIS

Los protagonistas del libro verán como la melodía de sus vidas suena en múltiples tonalidades musicales. Gabriel, un joven cantante que ingresa en uno de los mejores coros del mundo vivirá un triángulo amoroso con Marta, otra cantante con la que sufre una turbulenta situación de amor y desamor; y María, una joven bibliotecaria con la que terminará casándose. La historia se narra en diferentes momentos de espacio y tiempo.

En otro pentagrama, Victoria (Thome en la novela), el autor de la obra musical; y la Emperatriz María (hermana de Felipe II y viuda del emperador Maximiliano II de Austria) a la que se la dedicó, tendrán situaciones y sentimientos encontrados entre sus posiciones sociales y sus vocaciones religiosas. 
Una novela con el timbre sonoro y la espiritualidad de la obra maestra de un genio de la música del renacimiento, seguramente, el mejor músico español de todos los tiempos.

2 de septiembre de 2014

Tarantella




TARANTELA - Lucas Ruiz de Ribayaz (1626 - ?).


Arianna Savall (Arpa)
Pedro Estevan (Pandereta)


Lucas Ruiz de Ribayaz y Foncea (Santa María Ribarredonda, Burgos (España), 1626 - ?), guitarrista y compositor español. Es el autor del libro Luz y Norte musical para caminar por las cifras de la guitarra española y el arpa (1677).

Pedro Antonio Fernández de Castro y Andrade (XVII Virrey del Perú), llegó a Lima en el año de 1667, acompañado del religioso y guitarrista Lucas Ruiz de Ribayaz, al inicio de su importante carrera como músico.
El Virrey tocaba diestramente la guitarra, y era uno de los entusiastas discípulos de Ruiz de Ribayaz, quien a su regreso a Madrid publicó en 1677, Luz y Norte Musical. En el prólogo informa, que en el Perú los músicos no sabían leer las cifras o tablatura, con excepción de unos pocos que conocían la música polifónica, pero tañían diestramente la guitarra y cantaban de memoria.

En la Biblioteca Nacional de Madrid se halla la obra publicada por Ruiz de Ribayaz, que lleva éste largo título: Luz y Norte Musical para caminar por las cifras de la guitarra española y el arpa, tañer y cantar a compás por canto de órgano, y breve explicación del arte, con preceptos fáciles, indubitables y explicados con claras reglas por teórica y práctica.
Está en la Real Academia con el nº 9402, y lo componen 168 páginas, con VIII folios.

En el libro se tratan los "tañidos de rasgado para guitarra", especificando lo relativo a jácaras, folías, pavanas, villano, zarabanda, matachín, mariona, gallarda, y canarios, danza del hacha, españoleta, bailete...
Entre las composiciones transcritas, figuran paradetas, torneo, tourdion, galería del amor, vacas y pasacalles, en algunos casos con sus diferencias.

También hay diversas composiciones para arpa, cuya cifra se ordena en cuatro líneas.

La tarantella es un baile popular del sur de Italia, de las regiones italianas de Puglia, Basilicata, Calabria, Abruzzo, Molise, Campania y Sicilia y parte de Argentina. Es un baile de origen napolitano que tiene un movimiento muy vivo, acompañado de canto. Lo más probable es que su nombre se derive de la ciudad de Tarento en Apulia, aunque popularmente se suele decir que viene de la tarántula, una araña común en la región mediterránea. Es más, durante la Edad Media, en algunas partes del sur de Italia se creía que bailar el solo de la tarantela imitando el acto de espantar a la misma curaba un tipo de locura supuestamente producida por la picadura de la mayor araña europea, la llamada araña lobo o tarántula, también se cree que se simula la técnica de apareamiento de la taratula. La primera documentación escrita se encuentra en Athanasius Kircher
En su forma moderna más común, es una danza de galanteo entre parejas con una música en un compás de seis por ocho que va aumentando progresivamente su velocidad y que va acompañada de castañuelas y panderetas. Tiene dos partes bien diferenciadas: una en tono menor y otra en mayor.

18 de agosto de 2014

Alonso Mudarra - Sonetos




Alonso Mudarra (1510-1580)


Rosemarie Meister (Soprano)
Jorge Fresno (Vihuela)


SONETO I (Jorge de Montemayor)

Poesía fúnebre a manera de diálogo, inspirada en la muerte de la Princesa Doña María de Portugal, hija de Juan III y Doña Catalina y casada con Felipe II en 1543. Falleció en 1545 después de haber dado a luz al príncipe Carlos.


¿Qué llantos son aquéstos?
¿Qué fatiga es ésta?
¿Que tristeza es la que veo?
-Murió nuestra princesa, la qual,
creo que fué más de virtud, que nadie, amiga.
Como en los mesmos dioses, la enemiga
del hombre, así esecuta su deseo.
-Sí que la muerte puede, según beo,
hazer que lo mortal el alma siga.
-Pues ¿qué es de su poder y su grandeza?
Agora todo le es sin fruto y vano;
Desamparóle todo al paso fuerte.
¡O, miserable y frágil ser humano!
¡O, quán poca zeniza en tal tristeza
la llama y resplandor claro, convierte!



SONETO II (Anónimo) min.: 2:48

Si por amar, el hombre, ser amado
merece, y por querer bien, ser querido,
no sé yo por qué soy aborrecido,
mas sé que siempre duro en este estado.
Si un corazón senzillo y no doblado
merece un amor cierto y no fingido,
¡quán desdichado devo de aver sido,
pues lo que se me deve aun no me an dado.
Y si por servir siempre a porfía
se alcança galardón destos oficios
sin que más me repliques ni me alegues,
ámame, pues te adoro, y no me niegues
el galardón devido a mis servicios.



SONETO III (Garcilaso) min.: 5:11

Por ásperos caminos soy llevado
a parte, que de miedo no me muevo;
y si a mudarme a dar un paso pruevo,
allí por los cabellos soy tornado.
Mas tal estoy, que con la muerte al lado,
busco de mi vivir consejo nuevo;
conozco el mejor y el peor apruevo
o por costumbre mala o por mi hado.
De la otra parte, el breve tiempo mío
y el herrado proceso de mis años,
mi inclinación con quien ya no porfío;
la ciertamente fin de tantos daños
que hazen descuidar de mi remedio.



SONETO IV (Petrarca) min.: 7:16

La vita fugge, et non se arresta un hora;
Et la morte vien dietro a gran giornate
et le cose presente et le passate
mi danno guerra et le future ancchora.

El rimembrar, et la aspetar m'acchora;
Hor quinci hor quindi si che'n veritate,
se non chi ho di me stesso pietate,
I sarei già di questi pensier fora.
Tornami avanti se alcun dolce mai
hebbe'l cor tristo, et poi dal'altra parte
veggio al mio navigar turbati i venti:
veggio fortuna in porto et stancho homai
il mio nocchier, e rotte arbore et sarte
e i lumi bei, che mirar scioglio, spenti.


-"La vida huye sin frenar una hora
y la muerte viene tras grandes jornadas
y las cosas presentes y las pasadas,
me son hostiles, y aún todo lo futuro.
Y el recordar, y el esperar me afligen
ahora aquí, ahora allí, tal que en verdad
si no tuviera de mí mismo piedad,
estaría ya de estos pensamientos alejado.
Vuelvo a evocar, alguna alegría que hubiera
tenido tal vez el corazón infausto, y más adelante
preveo en mi navegación los vientos agitados.
Veo a Fortuna en puerto, y con fatiga
mi timonel, y rotos el mástil y las velas,
y los bellos ojos, que mirar suelo, apagados".



SONETO V (Anónimo) min.: 11:15

Lassato a il Tago su dorate arene;
Ne piu qual pria vol andar lucente;
Poscia privato si a de la excelente
Alma per che l'orbe tutto geme.

"Dejado a la arena dorada del Tajo;
No quiere andar más lúcido;
Pues se le ha privado de la excelente
Alma por la que todo el orbe gime."




SONETO VI (Iacopo Sannazaro, l'Arcadia) min.: 13:34

O gelosia d'amanti horribil freno,
che in un punto mi tiri et tien si forte;
O sorella di l'empia et cruda norte,
che con tua vista turbi il ciel sereno;

O serpenti nascosto in dolce seno
che con tue voglie mie speranze hai morte;
Tra felice successi adversa sorte;
Tra soavi vivande aspro beneno.

Di qual boca infernal nel mondo uscisti,
O crudel mostro, O peste dei mortali.
per far gli giorni miei si oscuri et tristi?

Tornate in giù, non aumentar miei mali:
infelice paura ad qui venisti?
Hor non bastaba amor con gli suoi strali?


-"Oh celos, de los amantes terrible freno,
Que en un punto me tenéis y tiráis fuerte,
Oh hermana de la impía y cruel muerte,
Que con tu vista tornas el cielo sereno.

Oh serpiente nacida en dulce seno,
Que con tu querer mi esperanza encuentra muerte;
Tras felices sucesos adversa suerte,
Tras suaves manjares recio veneno.

¿Desde qué boca infernal a este mundo llegaste,
Oh cruel monstruo, oh peste de los mortales,
Para hacer mis días más oscuros y tristes?
¡Vuelve sobre tus pasos!, no aumentes mis males,
Desdichado miedo, ¿a qué viniste?,
¿Es que no bastaba el amor con sus flechas?".



SONETO VII (Iacopo Sannazaro, l'Arcadia) min.: 16:57

Itene all'ombra degli ameni faggi,
pasciute pecorelle, omai che'l sole
sul mezzo giorno indrizza i caldi raggi.

"A la agradable sombra de las hayas,
ovejas pastan, ahora que el sol
sobre el mediodía lanza sus cálidos rayos."


Alonso Mudarra (c.1510 - 1 de abril de 1580), compositor y vihuelista español del Renacimiento. 
Hizo innovaciones tanto en música instrumental como vocal y forma parte junto con Luys de Milán, Enríquez de Valderrábano, Esteban Daza, Diego Pisador, Miguel de Fuenllana y Luis de Narváez del grupo de los siete vihuelistas españoles del siglo XVI cuya obra ha llegado hasta nosotros.
No se conoce con seguridad el lugar de su nacimiento, pero se sabe que pasó su juventud en Guadalajara, en casa de los Duques del Infantado, Diego Hurtado de Mendoza e Iñigo López, a cuyo servicio estuvo durante muchos años. Fue en ésta ciudad donde seguramente recibió educación musical.
Probablemente fue a Italia en 1529 con Carlos I de España, junto con el cuarto duque del Infantado Iñigo López.
A su regreso a España, se ordenó sacerdote en 1546 en la catedral de Sevilla, donde permaneció el resto de su vida. Mientras estuvo en la catedral, dirigió todas las actividades musicales que allí se realizaban, actividades de las cuales nos han quedado bastantes documentos, como la compra y ensamblaje de un nuevo órgano y su trabajo junto al compositor Francisco Guerrero en varios eventos.
Murió en Sevilla, y de acuerdo con su voluntad, su considerable fortuna fue repartida entre los pobres de la ciudad.

El 7 de diciembre de 1546 publicó en Sevilla el libro Tres libros de música en cifra para vihuela con piezas propias y transcripciones para vihuela y vihuela y voz de otros compositores renacentistas como Josquin Des Pres, Nicolas Gombert, Adrian Willaert, Antoine de Févin y Pedro Escobar.
Consta de 44 piezas para vihuela sola, 26 para vihuela y voz, 6 piezas para guitarra solista y una pieza para guitarra u órgano. Entre éstas composiciones hay fantasías, variaciones, tientos, pavanas, gallardas y canciones. Las canciones están escritas en latín, español e italiano e incluyen romances, villancicos y sonetos.
Entre las innovaciones que introdujo, destaca el uso de diferentes símbolos para indicar el tempo: lento, medio y rápido.
Los textos de las canciones incluyen poemas de autores españoles como Jorge Manrique (Recuerde el alma dormida), Juan Boscán (Claros y frescos ríos), Garcilaso de la Vega y otros autores anónimos (Si por amar, el hombre ser amado; Isabel, perdiste la tu faxa; ¿Qué llantos son aquestos?, etc.); italianos como Francesco Petrarca (La vita fugge) y Jacopo Sannazaro (O gelosia d'amanti) y latinos como Ovidio (Hanc tua Penelope), Horacio (Beatus ille), y Virgilio (Dulces exuviae). Entre los romances más famosos podemos citar: Triste estaba el Rey David y Durmiendo yba el Señor, los dos de autores anónimos.

La influencia italiana en la música de Mudarra es evidente en sus canciones, que recuerdan a los primeros madrigales. Estas canciones, junto a los sonetos en italiano (colecciones de sonetos de Petrarca y Sannazaro), vuelven a revivir el interés por lo italiano que había sido ya reflejado por Milán, quien también utilizó textos de esa literatura con acompañamiento de vihuela. En Mudarra encontramos ejemplos de todos los tipos de música escrita para vihuela, e incluso la única Gallarda publicada para este instrumento. En su Fantasía que contrahaze la arpa en la manera de Ludovico encontramos el primer ejemplo impreso de uso del tetracordo frigio descendente, además de un empleo muy audaz del cromatismo.

17 de agosto de 2014

Gonzalo Martínez de Bizcargui




Gonzalo Martinez de Bizcargui (1463 - 1528) teórico, tratadista y compositor.
Nacido probablemente en Azkoitia (Guipuzcoa) hacia 1460 en el seno de una familia noble. Según se deduce del testamento, murió en Azkoitia en 1528 ó 1529.
Apenas se conocen datos concretos sobre su vida y no está claro si recibió su formación en Salamanca, Pamplona o Toledo. Fue Capellán de la Iglesia de la Visitación de Burgos hasta al menos 1519.
Los dos libros de teoría musical que escribió Gonzalo, muestran un destacado interés por la música práctica: Arte de canto llano y contrapunto y canto de organo con proportiones y modos brevemente compuesta: y nuevamente añadida y glosado por Gonçalo Martinez de Bizcargui. Endereçada al muy ilustre y R. señor don Juan Rodriguez de Fonseca, arçobispo de Rosano y obispo de Burgos mi señor (Zaragoza, 1508).



Y las Intonationes segun uso de los modernos que hoy cantan et intonam en la yglesia romana (Burgos, 1515). En ellas defiende la supremacía del oído sobre el juicio especulativo y su capacidad de percibir sonidos inferiores al semitono, así como el uso del pentagrama y las reglas nemotécnicas con un fin didáctico, mostrando una postura moderna y progresista que provocó la polémica con otros teóricos del momento como Juan de Espinosa (ESPINOSA, Juan de. Tratado breve de principios de canto llano (1521c) y Mosén Francisco Tovar.



 
Su obra teórica ha sido ampliamente estudiada como testimonio de las controversias sobre la partición del semitono, lo que ha ocultado otras importantes aportaciones de su pensamiento musical.
De su obra como compositor sólo se conoce la obra Salve Regina a 4 voces que se conserva en la Catedral de Burgos y que aquí podemos escuchar en versión de la Capilla Peñaflorida dirigida por Josep Capré:

9 de julio de 2014

Emanuele Rincón d'Astorga




Emanuele Rincón d'Astorga 1680-1751[1757]

Stabat Mater para Solistas, Coro y Orquesta:

1. Stabat mater dolorosa
2. O quam tristis et afflicta
3. Quis est homo, qui non fleret
4. Eia mater, fons amoris
5. Sancta mater, istud agas
6. Fac me tecum pie flere
7. Virgo virginum praeclara
8. Fac me plagis vulnerari
9. Christe quam sit hinc exire

Ghislieri Choir & Consort
Giulio Prandi

Emanuele Rincon d’Astorga, nació el 20 de marzo de 1680 en Augusta (Sicilia), Reino de Nápoles, que a la sazón pertenecía a la Corona española; y murió en Madrid probablemente en 1757. Perteneció a una familia noble española que se instaló en Palermo.
Es conocido por su Stabat Mater, compuesto en 1707 y por sus cantatas, de las cuales han llegado a nuestros días 170.
Fue apreciado en su época no sólo por sus dotes de compositor, sino también por sus dotes como literato. En 1726 escribió y publicó un libro de doce cantatas en el que expresa la teoría de la relación entre el sonido, el ritmo y la melodía respecto a la palabra cantada.
Su primera ópera, La Moglie Nemica (La Esposa Enemiga) fue estrenada en una función privada en Palermo el año 1698.
Un tiempo más tarde discutió con su padre y dejó la ciudad donde residía para refugiarse en Roma, en casa del embajador español, donde conoció al poeta Sebastiano Biancardi, cuyas Rime (1732) contienen información sobre el Barón.
En Génova, ambos fueron robados y escribieron la ópera Dafini para obtener algo de dinero. Dafini fue estrenada con gran éxito en el Teatro Sant'Agostino. Fue representada también en otros teatros eurpeos.
Después de sus aventuras y bajo un nombre falso, Astorga fue convocado en Barcelona por el rey español Carlos III, quien era un gran estusiasta de su música; enviándolo más tarde a Viena para que trabajase como músico de la corte. 
En la segunda mitad del año 1715 regresó a Palermo para reclamar su herencia después de la muerte de su padre en 1712, llegando así a ser Barón.
Dos años más tarde llegó a ser senador de Palermo y fue nombrado governador del Ospedale degli Incurabili, siendo éste un modo de contribuir y participar en la vida cultural de la capital siciliana. Estuvo entre los fundadores de la Accademia del Buon Gusto y fue uno de los directivos del Teatro Santa Cecilia.
Se casó con Emanuela Guzzard, con quien tuvo tres hijas: Giovanna, Felicia y Maria. Pero la vida familiar duró poco, pues  en 1721 se volvió a marchar de Sicilia, tras haber gastado la dote de su esposa.
Fue posteriormente a Lisboa y al parecer pasó por Londres de camino a Bohemia. En 1744 sus tierras fueron vendidas para pagar las deudas de su esposa. 

Sus aventuras y viajes inspiraron a artistas como Johann Joseph Abert, quien compuso Astorga, ópera basada en su vida.