Páginas

22 de agosto de 2012

No sé yo cómo es

Curioso personaje es José Marín, cuya vida turbulenta lo hace parecer el protagonista de una novela de aventuras o más bien negra, ya que estuvo implicado en actos delictivos de robo y homicidio.
Se sabe que fue detenido junto a Juan Bautista Diamante (1625-1687), bien conocido dramaturgo de la época. Marín y Diamante fueron torturados, y al músico le pusieron pesados grilletes en la cárcel, siendo condenado a diversas penas, secularizado y desterrado por diez años. Algunos textos de la época son clarificadores de la situación del músico:
  • 28 de junio de 1656. "Ya están presos los que hicieron el hurto de Juan Aponte. Son tres capitanes de caballos: dos clérigos: el uno se llama Jusepe Marín, músico de la Encarnación, el mejor que haya en Madrid, el que mató a D. Tomás de Labaña y se fue a Roma, donde se ordenó".
  • 20 de septiembre de 1656. "Dieron tormento á Marín, músico de la Encarnación; sufrió cuatro vueltas y dos garrotes en los muslos, y tuvo tieso".
  • 27 de septiembre de 1656. "Sentenciaron a Marin, el músico, en suspensión de orden y destierro por diez años, y si lo quebrantare, á un castillo cerrado de Africa, donde vaya a entretener y enseñar á cantar á la mora Arlaja".
  • 27 de diciembre de 1656. "A todos los presos del hurto de Aponte, condenados en diferentes penas de galeras, presidios y dinero, les han soltado libremente, y á Marín le tienen en una torre de la cárcel de corte, en el chapitel, en lo más estrecho, que apenas cabe un hombre, con unos grillos de 40 libras y una cadena de cuatro arrobas, enjaulado como pájaro, para que con la dulce voz que tiene pueda entretenerse cantando". 
Posteriormente se arrepintió de su vida aventurera, siéndole restituidas las licencias eclesiásticas. Se dice que a partir de entonces fue un hombre de vida ejemplar hasta su muerte.
Cuando Marín fallece, la Gaceta de Madrid del 17 de marzo de 1699 publica: "Murió Don Joseph Marin, de edad de ochenta años, conocido dentro y fuera de España por su rara habilidad en la composición y execución de la música."

José Marín fue un compositor y cantante español nacido en 1618 y fallecido en Madrid el 8 de marzo de 1699. Cantó como tenor en la capilla real de Felipe IV desde diciembre de 1644 a junio de 1649. Después de viajar a Roma para ordenarse y a las Indias, volvió a España en 1654. Fue cantante en el Real Monasterio de la Encarnación en Madrid. Compuso el llamado Cancionero de Marín, un precioso manuscrito con 51 piezas, todas de Marín, para voz de soprano y acompañamiento de guitarra, que puede fecharse hacia 1690. Este manuscrito perteneció a Barbieri, a cuya muerte pasó a la Biblioteca Nacional de Madrid, como todos los libros y papeles de este musicólogo y compositor, y de allí desapareció misteriosamente, para reaparecer en una biblioteca de Cambridge. El manuscrito está constituido por 51 tonos humanos, que es como llamaban en el siglo XVII a las canciones de texto y contenido profanos; a diferencia de los "Tonos divinos", es decir, canciones de contenido religioso.



"No sé yo cómo es", José Marín (c.1618 - 1699)
Tono humano. "Cancionero de Marín", 1690

Accentus Austria
María Luz Álvarez (Soprano) 
Director: Thomas Wimmer.

Imágenes: Pintura Barroca Española de Diego Velázquez
Vídeo: Belarmo

 LETRA:

[Estribillo]

No sé yo cómo es,
pues quiero y no quiero
y quisiera querer.


[Coplas]

Yo siento un no sé qué diga,
ansiosso de helar y arder,
que con él no acierto a estar
y no puedo estar sin él.

No sé yo cómo es.

Una atención descuydada,
un temor que ygnora ley,
un sacrificio sin culto
y una adorazión sin fe.

No sé yo cómo es.

Un no escuchar, un oyr
sin sobresalto el desdén;
ser más cuydado el descuydo
y dudar para creer.

No sé yo cómo es,
pero si lo lo sé,
que quiero y no quiero
y quisiera querer.

Qué desaliñada flecha
hirió el corazón cruel,
que me halaga siendo mal
y atormenta siendo bien.

Que quiero y no quiero
y quisiera querer.

Las sinrazones de Lisi,
hermosa quanto ynfiel,
quieren estorbar la yra
y acusan la sencillez.

Pues quiero y no quiero
y quisiera querer.

Miro sin odio la culpa
y con odio alguna vez;
huyo el peligro y le busco,
y sólo llego a temer.

Que quiero y no quiero
y quisiera querer.

No sé yo como es,
pues quiero y no quiero
y quisiera querer.

El precioso Tono "No sé yo cómo es", describe la zozobra que embarga a un enamorado cuando inicia un proceso amoroso. En ese instante, el enamorado es capaz de advertir que ese amor promete tantos sufrimientos como bondades; y no sabe si seguir adelante o detenerlo abruptamente; si entregarse al sueño del amor o disciplinar sus sentimientos en aras de la prevención de daños más fuertes.
Y así, la duda y contradicción se apoderan de él, que no sabe si dar vuelo a sus sentimientos arriesgándolos a un sufrimiento intenso, o protegerlos negándolos, asfixiándolos, sometiéndolos a otro tipo de sufrimiento.
Lo paradójico es que sea cual sea su decisión, el enamorado acabará sufriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada